Andrés Fernández

Es una  gran experiencia

ya que al donar sangre aportas un granito de arena para salvar la vida de una persona que en verdad lo necesita. Es enriquecedor saber que ayudaste a un semejante porque no sabemos si algún día seremos nosotros los que llegásemos a necesitar de este gran aporte para vivir.

Soy donante voluntario y eso me hace muy feliz.