Cómo hacer de nuestro hogar un ambiente saludable: ¡hoy mismo!

Para llevar una vida saludable debemos seguir una alimentación balanceada, hacer ejercicio regularmente, dormir unas ocho horas cada noche y evitar el estrés. Muy fácil decirlo, pero difícil de cumplirlo, ¿verdad? De todos modos, hay algo que te puede ayudar: ¡tu hogar!

La forma cómo organizas tu casa -desde el living, pasando por la cocina y hasta tu habitación- puede ser un incentivo importante a la hora de tomar decisiones saludables con el objetivo de lograr esa vida sana que todos buscamos adoptar.

En la cocina

 

Lo saludable adelante y al centro

 

Procura que los alimentos y bebidas más saludables estén visibles apenas abras la heladera, los cajones o puertas de la alacena, de manera que cuando te venga apetito sea lo más rápido y accesible al alcance de la mano. De la misma forma, oculta los snacks salados o dulces en la parte de atrás de los estantes o los rincones más apartados para no caer en la tentación de comerlos apenas pises tu cocina y los veas. ¡Te aseguro que esto ayuda mucho!

Libros de cocina a mano

 

La comida casera siempre resulta más saludable que la que compramos afuera u ordenamos a través del delivery. Así que si quieres cuidar tu salud y tu figura, ¡ponte a cocinar! Tener los libros de cocina con recetas variadas a tu disposición es un buen incentivo. ¿Un tip? Anota en un papel la receta que quisieras realizar en la semana y pégala en el refrigerador a modo de recordatorio adicional.

Refrigerador saludable

 

¿Sabías que las frutas y verduras jamás pueden guardarse en bolsas de plástico? ¿O que no se debe almacenar chocolate en el congelador? Hay varias reglas que debemos tener en cuenta a la hora de conservar nuestros alimentos en la nevera. 

En la sala comedor

 

Coloca centros de mesa de frutas

 

¡Me sorprendió este consejo! Un detalle tan simple como la decoración de la mesa puede ayudarnos a tener hábitos saludables. Según el doctor Mehmet Oz, el aroma de las frutas hace que nuestro cerebro perciba la sensación de que ya hemos comido. Por lo tanto, colocar un centro de mesa frutal es un truco que te puede ayudar a comer menos a lo largo del día.

Elimina las distracciones

 

Sé que es díficil, pues todos aprovechamos el almuerzo o la cena para ponernos al día con nuestro programa de televisión favorito o mirar las noticias, pero este tipo de distracciones son perjudiciales para nuestra dieta. Cuando miramos televisión, no prestamos demasiada atención a lo que estamos comiendo, comemos rápido y, en consecuencia, no le damos tiempo al organismo de sentirse lleno y repetimos el plato. Por ello, intenta retirar la televisión del comedor o mantenerla apagada cuando estés comiendo. ¡Aprovecha este momento para conversar con tu familia!

En nuestra habitación

 

Retira el ordenador

 

Tener el ordenador en el dormitorio es una tentación para revisar el correo electrónico, navegar por Internet durante horas, o incluso adelantar tareas para la oficina en un momento que, en realidad, deberíamos estar aprovechando para descansar. Recuerda que el dormitorio es un lugar para dormir; si eliminas las distracciones, seguro tendrás un mejor descanso cada noche.

Objetivos visibles

 

Si tu batalla para adelgazar recién comienza, un truco que te ayudará a motivarte es poner a la vista aquellas prendas que quieres volver a usar una vez que recuperes tu figura. Coloca el bikini, el short o el jean que ya no te entran en la puerta del guardarropa de manera que los veas allí todos los días y funcionen como un recordatorio para seguir en el camino de lo saludable.

En el living

 

Un refugio para despejarnos

 

El estrés nos hace sentir extremadamente cansados, ansiosos, deprimidos, y por si fuera poco impiden que llevemos una alimentación saludable y es un potencial factor desencadenante de todo tipo de enfermedades. ¡Debemos evitarlo! Para eso, organiza un rincón en el living de tu casa especialmente creado para despejar tu mente: coloca un cómo sofá, apila tus libros favoritos, artículos de arte y una manta para cubrirte.

Zona de ejercicios

 

Si no tenemos tiempo ni dinero para asisitir a un gimnasio o un club deportivo, ¡haz ejercicio en casa! Pon a tu disposición dentro de un armario una colchoneta o estera de yoga, pesas ligeras y una canasta con DVDs de ejercicios y entrenamiento cerca de la televisión. Tener todos estos ítems a mano en tu living te ayudará a convertir el ejercicio en un hábito.

Zapatillas en la puerta

 

Sabemos que la pereza a veces nos paraliza, por ello... ¿quieres un truco para comenzar a hacer ejercicio de una vez? ¡Coloca tus zapatillas deportivas al lado de la puerta! Cuando las veas, te sentirás “culpable” por no usarlas. También mantén siempre una botella de agua en la nevera y ¡ya está todo listo! No tienes que revisar todo el guardarropa para ejercitarte porque tienes todo a tu alcance.